Parroquia Nuestra Señora de los Ángeles - El Puig de Santa Maria Comunión - Movimiento Infantil Mercedario-Confirmación
  Catequesis Convi Verano
 

Cuento del viernes

 

Lectura del cuento: La farola nos cuenta

 

«Nadie me hace caso, por el día sirvo sólo a los que llevan el perro con el collar y lo atan a mi columna para luego entrar en la tienda cercana. Pero de noche, apenas se pone el sol, yo trabajo.

Soy la farola que está exactamente en la esquina del cruce principal; la luz de mi bombilla alumbra la plazoleta y llega hasta el comienzo de cinco calles, tres grandes y dos pequeñas.

Claro,¡yo no soy el sol!

De noche mi luz parece fuerte, importante. La gente pasa segura, sabe dónde pone los pies, reconoce que llega de la otra parte. Los malintencionados aquí no pueden ocultarse. Pero apenas empieza a amanecer, las estrellas palidecen, la línea de los montes comienza a dibujarse y luego la luz lo invade todo; entonces me doy cuenta de lo débil que es mi lámpara.

Cuando el SOL aparece en el horizonte, yo, sencillamente, desaparezco.

 

¡Pero no penséis que me disgusta!

Yo también disfruto de la luz del sol y su calor.

Es más, sé que soy como un pedacito de sol conservado para la noche.

¿No lo creéis? ¿Pensáis que es sólo poesía? ¡Nada de eso! ¿De dónde procede la energía eléctrica?

De las centrales, que son alimentadas con el agua que baja de las montañas. Y ¿cómo ha subido el agua a las montañas? Gracias al calor del sol que la ha llevado allá arriba, en forma de nubes, de donde luego ha bajado en forma de lluvia o nieve.

¿Y las centrales que funcionan con gasoil? ¡También ésas, amigos!

¿Qué es el girasol más que una especie de energía solar concentrada?

Y el carbón, ¿no procede de las plantas, que vivían hace siglos gracias al sol?

Yo no pretendo ser la luz, ni tampoco la creo, simplemente distribuyo un poco de sol en la oscuridad de la noche. Pero también esto es importante. Yo no ilumino el mundo entero, sólo un trocito pequeño, pero para los que viven aquí, esto es importante, cambia la calidad de su vida. Hace algún tiempo, durante un temporal muy fuerte, un rayo estropeó la central y durante tres días no llegó electricidad. Entonces… todos se dieron cuenta de que existo, ¡todos se lamentaron!

Si falta la LUZ, la noche es oscura de verdad, y da miedo.

Una vez oí que un misionero contaba que en la capital de un país africano, donde él trabaja, hay una amplia avenida que sube hasta la colina donde han construido el palacio presidencial.

Por la noche no pasa nadie, pero está bien iluminado por muchas farolas altas.

Tal vez penséis que es un derroche, pero si vais allí veréis que bajo cada una de las farolas hay cinco, seis o siete jóvenes sentados en el suelo, o en un banquito, con sus libros para estudiar las lecciones de clase.

En sus casas no hay electricidad, tendrían que cansarse los ojos a la luz de una humeante lámpara de petróleo.

En cambio bajo una farola hay aire, espacio, luz y compañía.

Todo gratis.

¡Qué hermoso encontrar y qué hermoso dar LUZ!

Aunque sea poca, pero que sea luz. ¿Habéis visto alguna vez lo maravillosas que son las luciérnagas?

Aquí cerca, hacia la mitad de una de las calles que salen de la plaza que yo ilumino, habita un anciano, solo. Tiene una pensión más bien reducida, y debe tener cuidado con lo que gasta: apenas sale de una habitación apaga enseguida la luz, y enciende la calefacción lo más tarde posible; además para ahorrar, compra en las rebajas.

Pero se concede un lujo: ha puesto una lucecita delante de un bonito cuadro de la Virgen, cerca de su cama, y la tiene siempre encendida.

Mientras duerme por la noche, su sueño se interrumpe a menudo por la tos, o por los dolores en las articulaciones. Se despierta y se da la vuelta suspirando, pero le consuela un poco abrir los ojos y ver siempre allí, iluminado, el rostro dulce y sereno de María con el niño en brazos. Entonces la saluda y le dice: ¿Quién sabe?, tal vez también a ti, cuando eras joven, te despertaba el niño llorando para que le dieras de mamar, y en la ancianidad tenías dolores reumáticos.

Le parece que ella le sonríe divertida y le dice: Sí, así es, ¡ánimo!

Y cierra los ojos.

 


Oración de la noche del viernes

 

Monición: Hoy ha sido el primer día de convivencia. Durante estos días vamos a pasar muchos momentos juntos y vamos a convivir para conocernos mejor y sobre todo para conocer a nuestro mejor amigo: Jesús.

 

Del evangelio según san Mateo (5, 13-16)

 

        Jesús dijo a sus discípulos: “Vosotros sois la sal de la tierra. Si la sal se vuelve sosa, ¿quién la salará? Para nada vale ya sino para tirarla a la calle y que la gente la pise.

       

        Vosotros sois la luz del mundo. Una ciudad situada en la cima de un monte no puede ocultarse. No se enciende una lámpara para ocultarla en una vasija, sino para ponerla en el candelero y que alumbre a todos los que están en casa.

Brille de tal modo vuestra luz delante de los hombres que vean vuestras obras buenas y glorifiquen a vuestro Padre, que está en los cielos.”

 

Palabra del Señor.  Gloria a Ti, Señor Jesús

 

 

Todos: Jesús, queremos escuchar tu voz y seguirte

para parecernos cada vez más a ti,

para que quienes nos vean

encuentren en nosotros un reflejo de tu amor y tu confianza.

Queremos escucharte y seguirte, Jesús,

para aprender a escuchar al mundo y a los hermanos. Amén.

 

 

 

Padre Nuestro

 

canto: “Todo es paz hoy aquí”.


 

Oración de la mañana del sábado

Contemplando el alba...

 

 

Monición: Hemos visto cómo sale el sol y cómo la noche ha dado paso a la luz del día. Observa como las cosas y la naturaleza toman color y escucha la voz de todas las criaturas que despiertan. Intenta sentir tu vida abrazada por esta “luz que surge”...

 

1. Señor, miro al cielo,

y estoy sorprendido, admirado, extasiado.

Tú, Dios, has puesto el sol en el firmamento,

de modo que con su esplendor nos dé vida.

 

2. Jesús, tú eres el verdadero sol, la luz.

Dios te ha mandado para iluminar

a los hombres y darles vida.

Quiero estar cerca de ti, mirarte, escucharte

y hacer las grandes cosas que tú has hecho.

 

Todos. Contigo queremos superar

la oscuridad de la tristeza

y queremos elevar a Dios nuestra alabanza.

Oh Cristo, tú eres nuestro “gracias”,

nuestra más hermosa alabanza. Amén.

 

1.Señor, la luz de esta mañana nos ha anunciado la llegada de un nuevo día.

La luz calienta los corazones, da calor a las cosas,

hace desaparecer el miedo a la oscuridad que a menudo nos ataca,

y nos hace ver lo que hay alrededor y cerca de nosotros.

 

2. Señor, ¡Qué hermoso es encontrar luz!

Este don tan precioso que viene de ti.

Enséñanos a admirar tus dones, y a ser también nosotros señal

luminosa de tu amor para quien está junto a nosotros.

 

Todos. Amén

 



Catequesis sábado

 

reflexionando

 

Recordamos y comentamos el cuento de ayer.

¿A quién se refiere cuando habla del SOL?

______________________________________________________

 

¿A quién se refiere cuando habla de la LUZ?

______________________________________________________

 

¿A quién se refiere cuando habla de la farola?

______________________________________________________

 

¿A qué se refiere cuando habla de la noche?

______________________________________________________

 

¿Por qué no tiene miedo el anciano?

______________________________________________________

 

Si llevamos a la vida el cuento ¿Qué somos nosotros?¿Sol, Luz, farola…?

______________________________________________________

 

Dejemos de lado el cuento, pero sin perderlo de vista.

 

Nosotros estamos llamados a ser “la luz que alumbre al mundo” Nos lo dice Jesús en el evangelio y vamos a verlo en la siguiente canción. La leemos y reflexionamos sobre ella, lleva por título: “Luz para todos”.

 

“Luz para todos”

 

¿Tú eres del mundo? Tú eres la luz
¿Tú eres del mundo? Tú eres la luz
Luz para todos, luz para ti, luz para hacer a todo el mundo más feliz
.


¿Cómo es eso de que tengo que ser una luz?
¿Que cómo es eso de que tengo que ser una luz?
¿como una farola, como una linterna...?
¿Acaso me ves tú cara de ser una lámpara?

¿Tú eres del mundo?...
Para ser una buena luz sólo tienes que pensar que en todos los problemas
Cuando a mi colega le cuesta mucho estudiar ahí estás tú para ser luz
Cuando un niño nuevo llega desde otro lugar ahí estás tú para ser luz, para ser luz
Todos los problemas tienen una solución, pero necesitan una "lámpara" en acción.

¿Tú eres del mundo? ...

Cuando dos amigos se ponen a pelear ahí estás tú para ser luz
Cuando en mi familia las cosas no van muy bien ahí estás tú para ser luz, para ser luz
Todos los problemas tienen una solución, pero necesitan una "lámpara" en acción.

¿Tú eres del mundo? ...

Identifica cada frase con cada parte de la canción.

· Afirmamos y cuestionamos

· Los niños preguntas, al ser cuestionados porque, entre otras cosas, no entienden ese abstracto concepto de ser LUZ

· Se aporta una primera solución:

· Estrofas con posibles situaciones:

-Grupos marginales, personas sin cualificación, analfabetos…

-Inmigración...

-Violencia, guerras…

-Familias desestructuradas, violencia de género, disputas de familia, ancianos descuidados…

·  Parte importante

 

Buscamos ahora en revistas y periódicos situaciones donde hay oscuridad, donde la “luz” no ha llegado.

 

 

 

 


 

Oración conclusión catequesis

 

Hoy hemos descubierto que estamos llamados a ser luz para todos, para hacer al mundo más feliz..

 

Señor, tú nos llamas a ser luz, a ser antorchas cada día, a anunciar tu Vida a cuantos encontramos en nuestro camino.

 

Queremos recibir tu luz y llevarla a quien vive en las tinieblas, se siente solo, enfadado, herido.., para que reencuentre la fuerza de levantarse y de ¡elegir la Vida!

 

 

Pedro...ILUMINADO por Jesús

 

La noche es profunda, nublada, oscura. He subido hasta aquí para buscar al Maestro, que salió silencioso del refugio donde todos estábamos durmiendo.

Lo he encontrado, está orando.

Me fascina verlo y siento envidia.

¿Cómo podrá rezar una noche entera?

Yo, que me canso a los pocos minutos…

 

No se da cuenta que he llegado, me siento y lo miro desde lejos.

La oscuridad me da miedo, aumenta cualquier ruido.

De vez en cuando Jesús murmura algo que no consigo entender y me echo a temblar. Al final me duermo…

 

Cuando me despierto, Jesús está todavía allí, ahora en pie, con las manos levantadas, y canta un salmo con voz fuerte y clara.

Las nubes han desaparecido y el cielo se decolora, cambia por momentos, conquistado por la luz.

 

Me escondo mejor, ahora veo bien a Jesús, radiante, parece que la luz viene, no del sol, que todavía no ha aparecido, sino del rostro mismo de Jesús.

 

Recuerdo cuando me encontré por primera vez con Él, tuve una sensación de alegría, de esperanza y de miedo a la vez.

 

ESTE HOMBRE HA CAMBIADO MI VIDA, precisamente como la luz del sol cambia ahora el cielo, el valle, la montaña…

 

Me sentía entonces solo, enfadado con todos, casi desesperado…

Ahora no sé dónde iremos, ni qué sucederá, pero estoy con Él y eso me basta, estoy seguro de que cualquier cosa que suceda, con Él no quedaremos angustiados.

 

HA PUESTO EN NOSOTROS UNA LUZ y nos ha dicho:

“No se enciende una lámpara para esconderla debajo de la cama, lo que os doy a vosotros es para todos, vosotros sois la luz del mundo”.

 

Ahora ha aparecido el sol sobre las montañas, Jesús volverá al refugio.

 

Poco a poco me levanto y procuro alejarme sin hacer ruido.

 

De pronto oigo que me llama: “¡Pedro!”.

 

Me alcanza, me pone la mano sobre la espalda y me dice “Gracias. Ven bajaremos juntos”.

 

También yo puedo ser LUZ para el QUE VIVE EN OSCURIDAD.

 

Cada uno se acerca a la luz encendida y enciende la suya diciendo:

 

Señor quiero ser luz

para alumbrar al que vive en la oscuridad.

 

 


Oración de la mañana del domingo

 

¡HÁBLAME DE DIOS!

 

Dije al almendro: ¡Háblame de Dios!

Y el almendro floreció.

Dije a la naturaleza: ¡Háblame de Dios!

Y la naturaleza se cubrió de hermosura

Dije al amigo ¡Háblame de Dios!

Y el amigo me enseñó a amar.

Dije a un pequeño ¡Háblame de Dios!

Y el pequeño sonrió

Dije al ruiseñor ¡Háblame de Dios!

Y el ruiseñor se puso a cantar

Dije al dolor ¡Háblame de Dios!

Y el dolor se transformo en agradecimiento.

Dije a la fuente ¡Háblame de Dios!

Y el agua brotó

Dije a mi madre ¡Háblame de Dios!

Y mi madre me dio un beso en la frente

Dije a la Biblia ¡Háblame de Dios!

Y la Biblia se ahogó de tanto hablar.

Dije a la voz ¡Háblame de Dios!

Y la voz no encontró palabras.

Dije a Jesús ¡Háblame de Dios!

Y Jesús rezó el Padre Nuestro.

Dije temeroso al sol ¡Háblame de Dios!

Y el sol se ocultó sin decirme nada.

Pero al día siguiente, al amanecer,

cuando abría la ventana ya me volvió a sonreír.

 

 

 


 

 




Catequesis domingo

 

           En el testimonio de Pedro que escuchábamos ayer, veíamos como Pedro reconoce a Jesús como portador de luz en su vida. Jesús es la luz del mundo y nos llama a ser luz del mundo como Él.

 

           Los bautizados son reflejo de la luz de Cristo porque viven en Él, haciendo resplandecer en el mundo el Bien con sus propias acciones.

 

A continuación tienes 4 testigos de la luz de Jesús, dos hombres y dos mujeres que han iluminado el mundo. Los leemos y los comentamos.

 

 

Los testigos de la luz

 

San Pedro Nolasco

Su historia:nació en Barcelona a finales del año 1100. Su familia eran mercaderes y viajaban mucho. Pero quedó huérfano de muy joven. Entonces decidió vender todo lo que tenia para poder comprar a los cautivos cristianos que habían sido encarcelados por los musulmanes por ser cristianos. Muchos le siguieron. Pedro Nolasco y sus compañeros visitaban y redimían a los cautivos. Llevo luz a los lugares más oscuros de las prisiones, llevándoles la fuerza del amor que Jesús le había enseñado.

Su luz: ofrece compañía, consuelo y libertad.

 

 

 

Madre Teresa de Calcuta

Su historia: donde estaba la oscuridad negra de la pobreza, de la miseria, del abandono, del rechazo total de la vida, ella llegaba… de puntillas, sin hacer ruido. Pobre con los más pobres, esta pequeña religiosa misionera compartió y entregó su luz débil y frágil para devolver la esperanza y el deseo de vivir.

Su luz: es humilde y frágil, pero presente y cercana.

 

Gianna Beretta Molla

Su historia: fue médico y madre de familia, con una sonrisa luminosa y un corazón grande. Su misión era toda por la vida, curar, defender y hacer nacer. Hasta el punto de que, ya madre de tres hijos, no dudó en dar su vida (en peligro por una grave enfermedad) para dar luz a su última hija.

Su luz: es como una vela que no tiene miedo de quemarse y consumirse hasta desaparecer, para que otros tengan vida.

 

Juan Pablo II

Su historia: desde Polonia el Señor Jesús lo llamó para confiarle una misión, la misma que a Pedro: ser su sacerdote, su testigo, para confirmar en la fe a sus hermanos y ser signo de unidad para toda la Iglesia extendida por el mundo. Una misión grande que él llevó a cabo, llevando en más de 100 viajes la luz del evangelio a los hombres de toda cultura y nación, necesitados de justicia, de verdad y de fe.

Su luz:es como una antorcha que resplandece en la noche y que indica el camino de la caridad y de la paz.

 

Contestamos a estas preguntas.

¿Qué testigo te ha llamado más la atención?

____________________________________________________

¿Los conocías?

____________________________________________________

¿Conoces a alguien que es testigo de Jesús?

____________________________________________________

¿Tú eres testigo de Jesús?

____________________________________________________

¿Cómo podemos ser testigos de Jesús?

____________________________________________________

 

 


DESIERTO


Una vez acabado el trabajo en grupo es ahora el tiempo de desierto. ¿Qué es el desierto? Jesús antes de morir se fue al desierto 40 días y 40 noches, se fue al desierto para estas solo con su Padre. Nosotros no estaremos tanto tiempo, pero si que estaremos solos.

 

           Busca un sitio tranquilo, donde estés cómodo y no te puedas distraer con nadie. ¿Ya lo has encontrado? Bien.

Te propongo que mires todo el folleto, para repasar todo lo que hemos hecho en toda la convivencia, ¡no hace falta que lo leas todo!, sino que te acuerdes de las cosas que te llamaron la atención.

¿Ya lo has mirado? Bien. Te propongo que respondas a las siguientes preguntas. Tomate tu tiempo, piensa lo que escribes.

 

1. Si tuvieras que presentar a Jesús a alguien que nunca ha oído hablar de él, ¿cómo lo describirías?

_____________________________________________________________________

 

2.Si hoy te encontraras cara a cara con Jesús ¿Qué te gustaría preguntarle? _____________________________________________________________________

¿Qué crees que te respondería?

_____________________________________________________________________

 

Ahora te propongo que termines las frases

 

1.Yo sería feliz si………………………………….…………………………………..

2. Mi mayor defecto es………………………………………………………….……..

3. En estos momentos lo que más necesito es………………………………………….

4. Me gustaría ser como………………………………………………………………..

5. Cuando miro al futuro………………………………………………………………

6. Los compañeros del MIM son………………………………………………………

7. Mis relaciones con los demás del grupo son……………………………………..….

8. En mi grupo de catequesis lo peor que hay es…………………………………..…..

9. En mi grupo de catequesis lo mejor que hay es………………………………..……

10. Lo que nunca me gustaría ser es…….……………………………………………..

 

 

 

 
  Visitas 32996 visitantes (67484 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=