Parroquia Nuestra Señora de los Ángeles - El Puig de Santa Maria Comunión - Movimiento Infantil Mercedario-Confirmación
  XXV ENCUENTRO DE SEGLARES
 

CRÓNICA DEL XXV ENCUENTRO DE SEGLARES MERCEDARIOS

EL PUIG 29 DE MARZO DE 2009

Los acontecimientos importantes de las vidas de las personas vienen marcados en la memoria por los ritmos de las mismas celebraciones. Si algo hemos aprendido de la liturgia cristiana, procedente de la matriz judía es justamente hacer memorial: traer al día de hoy, el hecho salvífico acontecido en los tiempos pretéritos. Con ese acercamiento temporal lo que venimos a significar, que no fueron nuestros padres los que fueron salvados, sino que nosotros somos los estamos siendo salvados.

 

No sé si en tanto pensaron los que organizaron las Bodas de Plata de los Encuentros de Seglares Mercedarios; pero fue un momento gozoso, un “kairos”, el pasado día 29. Podríamos haber dicho todos los presentes: “yo estuve allí”, en Barcelona en mayo de 1985.

 

Fray José Juan Galve, consejero de Pastoral tuvo la reunión preparatoria en nuestro Convento de Nuestra Señora del Olivar en el primer fin de semana de febrero, con el grupo de seglares responsables de la organización de los encuentros. Allí quedó diseñado el carácter celebrativo y conmemorativo de este XXV Encuentro; allí se diseñó el esquema de trabajo y el reparto de responsabilidades. El lugar: el Convento de Nuestra Señora de El Puig. La comunidad podiense se esforzó por acondicionar en clave festiva el recinto conventual, con grandes banderas en los balcones del Claustro y en los balcones exteriores, banderas con el Escudo de la Orden y el Escudo del Monasterio; lo mismo se puede decir de la Iglesia: en el presbiterio, presidiendo la Santísima Virgen de El Puig con la Corona y las joyas; las alfombras azules, escudos de la Orden en las columnas; y Nuestra Santísima Madre de la Merced y San Pedro Nolasco a ambos lados; en el auditorio de la Unión Musical de la Mare de Déu del Puig, una reproducción DIN-A0 del cartel anunciador, y banderas sobre el fondo del terciopelo de las cortinas; en el refectorio, exposición de los carteles anunciadores de los encuentros a lo largo de estos veinticinco años.

 

Pero, ¿de qué hubiera servido todos los preparativos, “si los invitados no vienen a la boda”? Pero, allí estaban todos: en los claustros, en la Unión Musical, en el templo conventual, en el restaurante. De todas las comunidades de la Provincia de Aragón. Allí estábamos, unidos por el mismo ideal de María de la Merced y de Pedro Nolasco, seglares y religiosos, todos mercedarios. De los conventos de Palma de Mallorca, Barcelona San Pedro Nolasco, Barcelona Valle Hebrón, Lérida, Sant Ramon, Zaragoza, Daroca, Estercuel, Elche, Valencia, Castellón, por supuesto El Puig de Santa María; e incluso seglares mercedarios de Reus. Hasta más de 550 seglares mercedarios. ¡Qué gozada!

 

Si bien, los metereólogos venían anunciando lluvias para el fin de semana del 28 y 29 de marzo, visto lo visto, podemos decir que no salió mal día; y damos gracias a Dios, porque la llovizna hizo su aparición en dos momentos puntuales del día y no impidió el normal desarrollo de la intensa jornada.

 

La acogida se llevó a cabo en el patio interior o luna del claustro, con las palabras de bienvenida del P. Comendador, de la seglar mercedaria de El Puig de Santa María y del P. Provincial. Fray Ignacio Blasco, compositor y músico nos hizo vibrar con el estreno del nuevo himno de los Encuentros, titulado “Familia Mercedaria”, que tratamos de seguir cada uno con la voz que Dios le dio.

 

Nos trasladamos al auditorio de la Unión Musical, donde el P. Provincial, señaló la inmensa alegría que supone estar todos juntos celebrando esta efemérides. Habló José Antonio Pérez, seglar de la comunidad de Valencia, que durante muchos años fue secretario del grupo de preparación de los encuentros, y que glosó y desglosó muchas personas e historias que han ido aconteciendo a lo largo de estos años. Después el P. Melchor Azcárate, que ha sido en diversos períodos Consejero de Pastoral y responsable de las fraternidades laicales, quien expuso su visión de los seglares mercedarios desde el punto de vista de los religiosos, y cuales han sido los objetivos marcados hace veinticinco años, señalando los que se han ido logrando y aquellos que se han quedado en el camino de las buenas intenciones.

 

Tras este momento de exposiciones, visionamos un audiovisual preparado por el seglar de la comunidad de Castellón, José Serrano, que también había confeccionado el cartel anunciador, en el que con fotografías, sonido, música, iba desgranando la historia vivida en estos años. Todos nos veíamos más jóvenes.

 

Fray Manuel Anglés comentó brevemente la historia del monasterio de El Puig, y el arte que custodia, como paso previo de los grupos de origen a la visita que realizaron al mismo, con la guía experta de los religiosos que los acompañaban. Como detalle especialísimo y que agradecemos a la Generalitat Valenciana, es el haber prolongado una semana la exposición del Padre Juan Gilabert Jofré, y el cuadro de Joaquín Sorolla: “El Padre Jofré defendiendo a un loco”, que habitualmente preside el despacho del President de la Generalitat. Gracias por el esfuerzo y por las gestiones llevadas a cabo, para que los seglares mercedarios pudieran contemplar tal ejemplo de solidaridad.

 

A las 13 horas dio comienzo la Eucaristía en el templo, presidida por el P. Provincial y con todos los religiosos mercedarios en el presbiterio. Nos acompañaba el Vicepresidente Tercero y Conseller de Bienestar Social, D. Juan Cotino, amigo de los mercedarios y de este monasterio de El Puig. Las moniciones, lecturas, ofrendas, recayeron sobre los laicos de las distintas comunidades. La Coral Julio Ribelles de El Puig de Santa María interpretó la parte musical de la Misa. El P. Florencio Roselló dirigió la homilía todos los presentes, en las que recordó los orígenes de los encuentros y su valor actual y presente como cauce para dar respuesta a los retos, pobrezas, cautivades del hombre moderno. Como hizo el Padre Juan Gilabert Jofré hace 600 años, también los mercedarios del siglo XXI podemos responder con nuestra caridad y solidaridad ante tantos hermanos que sufren.

 

Tras la Eucaristía nos dirigimos al restaurante “El Huerto de Santa María”, donde compartimos la comida. La Provinciala Merced. Tras la comida, se repartieron unos regalos a los asistentes y los diferentes grupos musicales de las comunidades pusieron sus notas y acordes al servicio de que todos los corazones latiesen al mismo ritmo y llevasen el mismo compás.

 

Y cuando eran las 17:30 horas, con las palabras conclusivas del P. Provincial y con algunas gotas de lluvia que querían incordiar con su presencia, recordándonos las previsiones que habían lanzado los hombres y mujeres del tiempo fuimos despidiéndonos para que cada uno pudiera retornar a su casa con la alegría de haber llegado hasta la fecha de hoy, y emplazándonos para el año que viene, si Dios quiere y donde Dios quiera.

Fray Manuel Anglés





















































































































Himno del XXV Encuentro de Saglares



 








 
  Visitas 32890 visitantes (67103 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=